Educación

Hablemos de nutrición en tiempos de confinamiento: entrevista al maestro Martín Bórquez

Ante el panorama actual y los retos que se presentarán en el área de la salud, los alumnos de la Licenciatura en Nutrición con enfoque clínico se preparan para enfrentar ‘la nueva realidad’ en materia de alimentación.
alt

20-06-2020
En entrevista con el director de la Escuela de Nutrición de Universidad Xochicalco campus Ensenada, y consultor particular, Martín Bórquez Chy Yong, tuvimos la oportunidad de charlar acerca de cómo los alumnos estudian los métodos más eficientes para manejar la alimentación durante el confinamiento por el que atraviesa el país.

“Lamentablemente este gran cambio de 180 grados en las actividades de la sociedad, que se estableció de manera drástica, trajo consigo alteraciones muy notorias en el comportamiento de las personas, especialmente en lo que a alimentación se refiere”, explica Martín Bórquez.

“En primer lugar, está la sobrealimentación basada en el factor psicológico y conductual. Entiéndase este concepto como el consumo excesivo de alimentos ligado al sedentarismo con un componente emocional. El hecho de cambiar a un estilo de vida menos activo, más sedentario, fortalecido por el cierre y prohibición de apertura de centros recreativos, gimnasios, áreas verdes, escuelas, y áreas laborales, sumergió a las personas en una especie de esclavitud en los hogares que les condujo a desarrollar y fortalecer la inactividad y el aburrimiento; muchas veces compensados con el consumo excesivo de alimentos”.

Y profundiza con un ejemplo sumamente común: “A cuántos no nos ha pasado que nos encontramos en casa, recostados en el sofá o la cama, y lo primero en lo que pensamos es ir al refrigerador y arrasar con lo primero que vemos. Y justo en estas situaciones, de manera neurológica y hormonal, elegimos mayormente alimentos altos en calorías, azúcares, grasas, y/o sal. Además, todo esto se ve acrecentado por posibles factores emocionales como depresión, ansiedad, desesperación, enojo, tristeza, entre otras.

“Otro factor importante, aunque en menor medida, son las compras compulsivas o de emergencia. Al inicio de la pandemia gran parte de la población hacía filas interminables en supermercados para comprar productos enlatados, procesados, elevados en calorías, con poco aporte de nutrimentos esenciales, y excesivos conservadores, tales como sopas instantáneas, bollería, bebidas gaseosas, alcohol, comida ‘chatarra’, y otros. Este tipo de alimentos no son saludables, y en conjunto con el síndrome del atracón resultan en un daño a nuestro cuerpo”.

El maestro Bórquez puntualiza que el hecho de que nos encontremos confinados sin realizar actividades físicas como ejercicio, donde la disponibilidad de alimentos

es muy elevada, dan como resultado un apetito voraz, precoz, e incontrolable, que en ocasiones se traduce en lo que se conoce como el síndrome del atracón: la ingestión de una gran cantidad de alimentos en un período sumamente reducido de tiempo.

“El resultado final de estos tres factores es el aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles como sobrepeso, obesidad, diabetes, dislipidemias, síndrome metabólico, entre muchas otras patologías que se presentan en todos los grupos de edad, especialmente en niños y adultos jóvenes. No olvidemos que los pacientes que presentan las anteriores enfermedades son los que tienen mayor riesgo de complicaciones por infección por Sars-COV-2”, refiere.

-Qué nos recomienda, ¿cocinar en casa o comprar comida rápida/para llevar?

“Depende del establecimiento, el platillo que se pida, la manipulación de los alimentos, y otros factores. Pero desde un punto de vista muy purista y profesional, la comida para llevar no se compara con la preparada en casa si se realiza de manera correcta, especialmente cuando se compran los ingredientes en su estado más puro y natural.

“Las ventajas de cocinar en casa en comparación de comprar comida rápida son:

· Es más económico: uno controla el gasto y la cantidad de ingredientes que utiliza, adaptándolos a las necesidades de las personas que comerán, además de que gran parte del costo de la comida rápida radica en la mano de obra, la cual uno realiza al preparar los alimentos en casa.

· Es más higiénico: al almacenar adecuadamente y a temperatura correcta las materias primas, al preparar los platillos con las manos limpias, al limpiar y desinfectar frutas y verduras, y que la cocción de alimentos se lleve a la temperatura adecuada, nos aseguramos que la carga bacteriana y posibilidad de infecciones se reduzca notablemente.

· Control de porciones: parte de la problemática con la comida ‘chatarra’ es su excesivo tamaño y aporte de calorías. Al preparar uno mismo los platillos puede manipular la cantidad de alimento que se consume y evitar el exceso de energía.

· Mejora la experiencia: cocinar es divertido, se puede involucrar a la familia o amigos, además de que mejora nuestras habilidades culinarias”.

-¿Nos podría dar algunos tips para combatir la ansiedad y la ganancia de peso?

“Gran parte de la ansiedad, exceso de apetito, o ganancia de peso, radican en que las personas no consumen suficiente alimento para sus necesidades, especialmente a las primeras o finales horas del día, en un afán por no aumentar de peso. Mis recomendaciones son:

· Basar el consumo de alimentos en proteínas de alto valor biológico (carne de res, pescado, huevos, pollo, pavo), verduras, y frutas; moderar el consumo de carbohidratos (cereales, tubérculos, leguminosas, nueces), pero aún así preferir los de tipo integral, y evitar el consumo de alimentos sumamente procesados, bebidas azucaradas, y alcohol.

· Alejarse de las dietas de moda, que más que ayudar atentan contra la vida de las personas.

· Evitar caer en el consumo ‘reglamentario’ de cinco o seis comidas al día. La persona debe consumir las comidas que necesite, siempre y cuando cumpla y no se exceda de sus requerimientos de energía.

· Evitar comprar y disponer a la mano de alimentos ‘chatarra’.

· Realizar ejercicio de manera programada, calendarizada y estructurada. El ejercicio, especialmente el de fuerza, tiene un efecto anorexigénico, lo cual significa que disminuye el hambre. Se debe tener como objetivo por lo menos realizar de 200 a 250 minutos de ejercicio distribuidos a conveniencia durante la semana.

· Beber por lo menos tres litros de agua simple al día, sin contar el té, café u otras bebidas sin calorías.

· Realizar actividades productivas en casa para evitar el tiempo muerto, aburrimiento, o el uso excesivo de redes sociales.

· Eliminar la mentalidad de que ‘los alimentos light son alimentos libres’.

· Acudir con un profesional de la nutrición para crear el plan de alimentación y recomendaciones específicas para cada paciente de manera individualizada”.

-¿Cuáles alimentos y botanas nos recomienda para disfrutar de una tarde viendo series o en familia?

“Platillos sencillos, con mucho sabor, bajos en calorías y poco procesados. Por ejemplo:

· Chips de queso horneados y guacamole con salsa bandera.

· Pepino o jícama con limón y chile seco en polvo.

· Gelatina light con un poco de fruta.

· Alitas boneless horneadas con salsas hechas en casa.

· Yogur griego con fruta.

-Para finalizar, ¿alguna bebida que recomiende para el calor y que pueda compartirse en familia?

“Bebidas frías, con hielo siempre serán la mejor opción. Sin embargo, las siguientes también son excelentes opciones:

· Bebidas sin calorías.

· Limonada natural endulzada con algún edulcorante artificial no calórico.

· Agua mineral con un toque de limón y yerbabuena o menta.

· Agua simple.

· Té verde o negro con limón y edulcorante artificial sin calorías.

· Café negro sin azúcar y con edulcorante artificial sin calorías.

· Café negro con hielo”.

Gracias a la educación impartida por docentes con el nivel de preparación que caracteriza al maestro Martín Bórquez, los alumnos de la Licenciatura en Nutrición salen preparados para enfrentar este tipo de situaciones que afectan la salud actual a nivel mundial. Para mayores informes sobre la Licenciatura en Nutrición con enfoque clínico, los interesados pueden comunicarse al teléfono 174-3980 extensión 282.

Escrito por: Universidad Xochicalco Ensenada

Eventos